lunes, junio 05, 2006

Pierce Brosnan sabe robar cámaras

A diferencia de Matthew McConaughey (ver post anterior), Pierce Brosnan sí sabe escoger papeles en películas que sin ser ninguna obra de arte, tienen un guión inteligente y entretenido. Creo que muchos coincidirán en que cumplió exitosamente como el último James Bond (papel del cual ya se ha retirado, será extrañado), pero también tiene otro rol clásico que le cae a pelo: el de simpático y sofisticado ladrón. Lo vimos hacerlo en El Caso Tomas Crown (1999) y ayer me divertí viéndolo personificando al ladrón maestro de diamantes, Max, en otra película más reciente: Después del anochecer (2004).

En este film hace pareja con la guapísima Salma Hayek (Lola) y ambos son tenazmente perseguidos por Stan, un agente del FBI, quien gracias a ellos, se ha convertido en el hazmerreír de la institución. La interpretación del agente está a cargo de Woody Harrelson (El Premio Mayor, 2005), quien le hace una excelente contraparte a Brosnan. Se nota una muy buena química entre los actores.

La pareja de ladrones, tras un accidente, se ha retirado de la vida criminal y está viviendo tranquilamente en una paradisíaca isla, pero la tentación toca sus puertas. Un crucero que transporta el único diamante de Napoleón que no han robado, se estacionará en las costas de su isla una semana. Stan llega a la isla a advertirles y vigilarlos. Lola no quiere saber nada al respecto, pero Max piensa que "la única forma de que una tentación desaparezca es caer en ella".

En la interacción de los personajes hay un constante juego de nadie sabe para quien trabaja.

Esta película mezcla la acción, la intriga, el humor, un buen elenco y una hermosa fotografía, así que la recomiendo plenamente para un buen momento de entretenimiento. La están pasando en cable, así que consulten su revista y aprovechen, sobretodo los caballeros porque Salmita sale con un súper cuerpazo (como nunca la han visto).

No hay comentarios.: