jueves, junio 15, 2006

Poseidón: En la cresta de la ola comercial


Los remakes están de moda y poco tiempo después del estreno de la versión 2006 de La Profecía, Hollywood nos trae ahora la historia del desastre de este barquito, que a diferencia de Titanic, no trae romance como plato fuerte, sino la lucha de un grupo de pasajeros por sobrevivir al naufragio de la nave.
Siempre ha sido un buen negocio para la industria treparse a la ola de fama de las películas que en su momento tuvieron una taquilla asegurada. El remake es una tentación para la tecnología audiovisual, que ahora nos brinda la oportunidad de lucirse en versiones que pretenden mejorar los efectos de la propuesta original y jugar con nuestras emociones en Dolby Sorround o trucos de ordenador, siempre capaces de crear los mundos que antes se construían en maquetas o escenografía convencional.
Esta vez, Wolfgang Petersen está montado en la gigantesca onda que ataca al navío lleno de seres ocupados en los menesteres de una fiesta de Año Nuevo y desde allí juega con sus habilidades para el manejo de los ritmos del suspenso. Juega también con el temor humano a la furia impredecible de la naturaleza y esta vez, es el mar ese mounstruo inexpugnable. Ell mismo mar que colmó la paciencia de George Clooney en La Tormenta Perfecta, otra de las cintas de Petersen. Puede decirse entonces que a este señor tiene experiencia con el agua.
La Aventura del Poseidón (1972) es el film original (bastante predecible, pero con una basta legión de admiradores) en el que se basa esta nueva versión. Ahora los héroes del 2006 están liderados por un apostador profesional -interpretado por Josh Lucas- que de pronto se convierte en una especie de Indiana Jones, pero en este caso con un físico más parecido a Kevin Costner y nada de la ironía de Harrison Ford. Tanto su personaje, como los que lo acompañan, incluyendo al ex alcalde y bombero, que interpreta el veterano Kurt Russell, no son sino flojos estereotipos que se mueven en escenarios claustrofóbicos y pretenden encajar en una fórmula muy antigua de variedad: una polizonte latina, un niño aventurero y su atribulada madre, un arquitecto gay, un cobarde con suerte y una joven pareja. En resumen, un catálogo variopinto de seres que en la trama, no se conforman a esperar su destino en el salón de baile, sino que buscan una salida arriesgada, revelándose contra la mala suerte de estar en un barco que de crucero paradisiaco, pasó a ser un armatoste puesto de cabeza y lleno de cadáveres.
Sin embargo, Petersen se mueve bien en la fórmula. Logra que el espectador sienta el miedo de los protagonistas, también el encierro y la desesperación de la ficción. Utiliza bien su oficio para erizar los nervios de quien está frente a la pantalla. Por eso el resultado logra su objetivo con todos los recursos tecnológicos a disposición: que incluyen una excelente edición de sonido y una banda sonora que ayuda bastante a crear un ambiente de tensión. Y para poner el toque de glamour y enganche con los jóvenes, aparece unos minutos Fergie, la simpática vocalista de Black Eyed Peas. Se corona así este producto comercial que compite esta semana con el éxito avasallador de los X-Men.

6 comentarios:

JL dijo...

Yo tengo la original en un cassette de betamax... era buena... Así que mañana me voy a ver esta versión.

verolindapechocha dijo...

Bueno, al menos le das más puntos que al 666. Está sí iré a verla. Era una de mis películas de chiquititud favoritas.

Leuzor dijo...

Q recuerdos :)

¿Es cierto que en esta version los actores no sabian como estaban las camaras?

Tambien la voy a veeerh!

JohnTrent dijo...

No tengo especial interes en ver este remake, al igual que la primera tampoco me tengo demasiadas ganas de revisarla.

En Estados Unidos fue un fracaso importante, aunque era de suponer que sucederia.

De todos modos ya la vere, puede que me sorprenda.

verolindapechocha dijo...

Monich:

Hace un rato regresé de ver esta nueva versión del Poseidón y debo decir que coincido contigo de pe a pa en tu reseña.

La historia humana de la original me gustó más. Allí lloraba como loca. Pero está mantiene casi el mismo espíritu con la ventaja de contar con toda la tecnología actual para hacerla más real.

Sólo dos anotaciones:
-Me gustaba más en la original que el grupo fuera conducido por un sacerdote, convertido en esta en un apostador "indiana jones", porque el conflicto interior era mayor. ¿Los estaba conduciendo a la salvación o a la muerte? Era más fuerte el drama.
-El casting del chíbolo pudo haber estado mejor. No tenía ángel y no conmovía al espectador. Al menos a mí no... Un chibolito más cute me hubiera arrancado lágrimas de verdad.

Your_Little_Cupcake dijo...

Concuerdo contigo... y añadiria q la carencia de historias de estos personajes me dejo con un inmenso vacio. Creo que el director y el guionista (o quien corresponda) pudieron explotar las complejidades de los variados estereotipos q cada personaje podría representar, especular mas con sus reacciones, su lenguaje y sus temores.

Asimismo, el intenso stress q los efectos generan necesitaba compensarse con dosis de lagroimas, conflicto humano, compasion, y otrospara q la cinta sea más completa, mas redonda.

Saludos