miércoles, febrero 08, 2006

Dicen por ahí... Basada en un Rumor Real...

Ayer fui a ver Dicen por ahí (2005), mejor conocida como la nueva película de Jennifer Aniston (Una buena chica, 2002) y el come back de Kevin Costner (Danza con lobos, 1990). El problema radica en que aún estoy debatiéndome internamente entre sí me gustó o no... Hmmm. En pocas palabras la película es una cojudez, pero tiene sus momentos en que te matas de la risa, sobretodo gracias a las geniales intervenciones de Shirley MacLaine (En sus zapatos, 2005), quien está más que regia y en un rol ideal para ella. Últimamente Shirley MacLaine la está pegando de abuela regia de nietas regias.

Por si no saben de que se trata, en resumen la película es la historia de una mujer, sí mujer Jennifer, ya no eres una chica aunque hagas papeles de menores de 30 (please, acepta tu edad con dignidad, recuerda que el público te siguió durante una década de Friends y sabemos sumar), bueno decía, una mujer confundida e indecisa sobre su vida y relación, quien de pronto se ve más indecisa y confundida cuando descubre que su abuela y su madre podrían ser las verdaderas protagonistas en las que se inspiró primero la novela, y luego la película clásica, El Graduado, 1967, y que su padre podría no ser su padre...

Kevin Costner es el posible padre y el hombre que sacude a las tres generaciones de mujeres y como dirían unas amigas: el tío pone. Realmente opaca a su rival en la historia, Mark Ruffalo (Cómo si fuera cierto, 2005), el correcto noviecito abogado sin mayor emoción, ni química con Jennifer. Francamente, se le ve tan poquita cosa, que se entiende perfectamente la indecisión de la protagonista. Hasta chato se le ve al actor, que ya se está convirtiendo en galan favorito de las comedias románticas made in Hollywood, otras, no esta.

Se rescata la actuación de Mena Suvari (Belleza Americana, 1999), quien actúa como la superficial, despreocupada y saltarina (literalmente) hermana de la protagonista, quien por el contrario, lamentablemente se encuentra atrapada por su propia cara de "Rachel esperando a Ross en Friends", limitando su registro actoral.

Creo que esta "segunda parte" de El Graduado tiene los méritos suficientes para ser vista confortablemente en video o DVD, más no es tan buena como para que valga la pena pagar la entrada del cine. En fin, si la ven vayan con ánimos de ver algo bien light.

No hay comentarios.: