sábado, abril 15, 2006

Memorias de una Geisha

Tras una larguísima espera, llegó a nuestra cartelera la bellísima película Memorias de una Geisha (2005). Y cuando digo larguísima no es broma, pues hace como una década compré y leí la novela del mismo nombre (por Arthur Golden) en donde en la contracarátula se anunciaba la "próxima" versión cinematográfica, pues Steven Spielberg (tan enamorado como yo del libro) había adquirido los derechos.

Como lectora, no tengo reproches que hacerle al film. Es una muy buena adaptación, si bien el libro es mucho más intenso y dramático. Pero en cambio aquí podemos gozar de una hermosísima fotografía que nos transporta a ese mundo secreto de las geishas.

Lo que me impactó cuando leí la novela y me sigue impactando ahora con el film, es como las geishas podían ser a la vez diosas y esclavas, ese mundo de mujeres tan distinto al occidental, pero que al mismo tiempo revela reacciones femeninas universales: los celos, la rivalidad, la lealtad, la venganza y el sueño del gran amor, un sueño prohibido para cualquier geisha.

Memorias de una Geisha es la historia de una niña japonesa, Chiyo, hija de pescadores, quienes la venden a una okiya (casa de geishas) y la separan de su hermana. Chiyo no es una niña común pues posee unos hermosos ojos azules y su belleza no pasa desapercibida por ninguno de los personajes que marcaran su vida. La primera en sentir el poder de su belleza y sentirse amenazada por esta niña de tan sólo 9 años es la geisha de su okiya, Hatsumomo, quien convierte su vida en un infierno. Lo contado es sólo el comienzo del drama, si quieren más (y créanme, hay mucho más drama) vayan a verla al cine, no quiero arruinarles la historia.

Protagonizan este film las chicas de El Tigre y el Dragón (2000), Ziyi Zhang como Chiyo/Sayuri y Michelle Yeoh como Mameha, ambas de origen chino, lo cual llenó de ira a sus connacionales causando la prohibición del film en China... Me explican que sería como poner a actuar a un mexicano de inca porque "todos los latinoamericanos son iguales". La verdad, a mí me tendría sin cuidado y mucho más si se tratara de una súper producción tan cuidada como esta.

Cabe destacar la actuación de la niña Suzuka Ohgo como Chiyo en la infancia. Me atrapó totalmente, se roba completamente la pantalla como la pequeña "lolita" del oriente. Una excelente labor de casting.


"Recuerda Chiyo, las geishas no son cortesanas. Y no somos esposas. Vendemos nuestras habilidades, no nuestros cuerpos. Creamos otro mundo secreto, un lugar de sólo belleza. La misma palabra "geisha" significa "artista" y ser una geisha es ser juzgada como una obra de arte en movimiento".


Datos:

Rob Marshall dirige, en el 2002 ya nos había deleitado con su imprescindible Chicago.

El súper musicalizador de las mejores películas del cine, John Williams, pasó de hacer la música de Harry Potter y el Cáliz de Fuego (2005) para dedicarse por entero a Memorias de una Geisha. Cabe decir que él fue el artífice de la magistral música de la tres primeras películas de la saga de Harry Potter.

2 comentarios:

Martín dijo...

Hola, Vero

a película parece preciosa. Ya me despertaste la curiosidad... Como siempre, interesantes tus reseñas...

Un abrazo

Martín

Laura Hammer dijo...

Permitame que este en desacuerdo...yo como muchos, esperaba con ansia esta pelicula, que no logro su objetivo...ni aun en la cuiidada fotografia, pues no recrea los espacios interiores de los personajes, solo se da como un set decorativo. Epidermica de inicio a fin, no logra captar al espectador como lo logra de seguro el libro; es mas bien, a mi parecer, una version cinematografica que coge pasajes representativos y los intenta pegar y copiar con una voz en off que ni siquiera tiene un acento oriental como para hacerte creer que es la protagonista. El pasaje de la guerra y la sangre derramada, es un brinco tan rapido como obsoleto, para ver el crecimiento o la transformacion de la protagonista.
Tal vez lo unico rescatable del film sea la actuiacion de la pequeña Chiyo y la musica que acompaña a sus ojos de lluvia. No hubo sorpresas en la pelicula, lo mejor del film, fue mostrado en los avances.
Y el final, por supùesto decepcionante.