lunes, abril 24, 2006

MATCHPOINT


"It seemed the world was divided into good and bad people. The good ones slept better... while the bad ones seemed to enjoy the waking hours much more"
Woody Allen

Quienes vayan al cine a averiguar si esta es una película más de Allen en donde van a espectar algun intento fallido de recrear una nueva historia con "más de lo mismo" van a quedar agradablemente decepcionados.Esta parábola sin final feliz ni moraleja de por medio es uno de los ejercicios más brillantes del director a pesar de tocar temas recurrentes en muchas de sus películas como amor,infidelidad,diferencias sociales,frivolidad y muerte.El eje central de la historia no es el eterno debate entre el bien y el mal,es el debate interior que genera la percepción de la suerte como eslabón principal y determinante de una cadena en la que otros aspectos tales como bien,mal,ética y moral estan solo adosados en forma secundaria.

Chris Wilton (Jonathan Rhys-Myers) es un ex-jugador de tenis convencido de la importancia fundamental de la suerte como elemento insustituíble en la vida de un hombre.A ese determinismo que el no disimula en expresar abiertamente le suma un arribismo que lo lleva a escalar posiciones en forma trepidante merced a la relación que inicia con la hermana de uno de sus ocasionales alumnos de tenis.La novia, Chloé (Emily Mortimer,correctísima interpretación)es tan deliciosamente británica como insípida y pronto el protagonista descubre que la ambición y las ganas de mejorar su status solo pueden ser superadas en intensidad por el deseo instintivo que tiene de poseer a Nola,la novia de su amigo y futuro cuñado, Tom(Matthew Goode).Esta última es interpretada por Scarlet Johansson quien plasma una performance tan sugerente como perturbadora. Nola transmite además de deseo y morbo, una inmediata sensación de sexualidad contenida que provoca recelos en los demás personajes femeninos y una atracción con remilgos en Tom. El encuentro de Nola y Chris es tan casual como letal tal como lo demuestran ambos en la pantalla y lo termina probando el desenlace de la historia.

Hasta aquí,todos los elementos clásicos de un drama o un sexy-thriller.El mérito del director radica en la cautivante atmósfera de tensión que recrea a partir de los conflictos interiores de nuestro Raskolnikoff londinense.La placidez del entorno familiar y la búsqueda de la autocomplacencia en las actividades recreativas de la alta sociedad se yuxtaponen a las crisis introspectivas y mayoritariamente silentes que le ocasionan a Chris la internalización de sus despropósitos.En esta película no hay un narrador omiciente ni una voz en off que hace un racconto en clave reflexiva de los sucesos acontecidos.Tan solo la voz de Enrico Caruso y las letras escogidas ad-hoc de famosas arias de Donizetti,Verdi y Bizet.Una lírica trágica entonada por una voz tan soberbia como escarapelante y que han sido cuidadosamente escogidas como únicas acompañantes de los actos,pensamientos y delirios del desangelado protagonista. "Una furtiva lágrima",de Donizetti, les hará recordar a algunos el "Peer Gynt" de Grieg que fue usada por F.Lombardi en una película de temática similar:"Sin Compasión".Aunque esta claro que Allen no se inspiró en Pancho,ambos,más bien,recrearon por enésima vez (y en gran forma) a Dostoievski.

Quizás el único punto flaco de la película es la elección del protagonista principal.Hubiese preferido a un actor con capacidades expresivas más adecuadas a un rol evidentemente complicado y rico en matices como el de Tom. Jude Law,por mencionar a un nombre que se me viene a la cabeza, hubiese realizado una mejor performance.

En fin, es una preferencia personal y eso no le quita brillo a una película que considero de visión imprescindible.Apresurense en ir a verla,no la estan dando en muchas salas y no me sorprendería que pronto la retiren para estrenar "Scary Movie 4".

Allen demuestra que esta en forma impecable,para beneplácito de los que lo seguimos en las buenas y en las malas y para amargura de los eunucos cinematográficos que ya no saben que criticarle cada vez que emprende un nuevo trabajo(una vez al año,para ser exactos).Si la sabiduría en la dirección se adquiere a partir de los 70 años,tal como la han demostrado Kurosawa,Huston y Eastwood recientemente,Allen le ha sabido agregar a ese estado de gracia la capacidad de redefinir sus concepciones y puntos de vista sobre los elementos que siempre han caracterizado a sus películas.

Eso si,compren un buen paquete de canchita,la película dura casi 2 1/2 horas. Y si durase 3,se lo hubiesemos agradecido más.

Saludos

Schatz

3 comentarios:

Joaquín Llorca dijo...

Como soy incondicional de Allen nada de lo que diga puede ser muy imparcial, pero cada año sus películas traen algo descente a las carteleras; aún las tres que produjo Spielberg y que fueron ligeritas.
Siempre he sostenido que Woody Allen no es que se repita sino que siempre está haciendo la misma película y en ocasiones consigue profundizaciones y puntos altos en esa única peli. En este caso me sorprendió que él no apareciera; no porque siempre lo haga, sino porque antes, si él no estaba, escogía un actor que hacía su papel de hipocondríaco nervioso e inseguro.
A mi no me gustan los actores con excesos dramáticos e interpretativos (esos para el teatro) por eso me pareció bien el tono en que el actor llevó el rol.

verolindapechocha dijo...

Hey Schatz, ayer vi esta peli y no escribo un post al respecto xq francamente coincido contigo en cada uno de los puntos.

Yo también vi débil la interpretación del protagonista, mientras que Scarlett Johanson se come la pantalla.

Me gustó mucho el tono trágico que logra recrear Allen que en el momento de clímax me causó un tremendo dolor en la boca del estómago, cosa que no me pasa nada seguido. Ojo, no estaba comiendo canchita.

Muy recomendada esta película. Ojalá todos puedan verla.

Supe que Woody Allen tenía la intención de hacer su siguiente film en Francia, pero que sacando presupuestos se le hizo muy caro y ya dio marcha atrás. Lo judío no se lo quita nadie.

schatz67 dijo...

Creo Joaquín que no se trataba de buscar un actor que sobreactúe sino más bien uno que le de un buen registro al papel principal.Rhys-Meyers se va al otro extremo y no transmite mucho en momentos importantes de la trama.

Principessa,mientras Scarlett se comía la película yo soñaba con devorarla a ella.Una mujer deliciosa, si cabe el término en una apreciacion cinematográfica.

La película es lo mejor que ha llegado a la cartelera desde hace un buen tiempo.Esperemos,eso sí,que Allen alcance cotas tan altas como esta en sus próximos trabajos.

You better be careful darling talking about jews.You never know if any of the radical ones is looking at this page. In Germany, they would have taken you to the court for such a commment, trust me.

Talking about cheap people,I just remembered a joke about dutch people(and they accept their condition since they know where they come from): If you see a dutch person jumping out of the window, just follow him, there must be money down there.

Un delicado bacino contessa,

Schatz