martes, marzo 07, 2006

Oscar 2006: ¿Premiar para romper tabúes?

Gay Parade
Yo también ando sorprendido por el premio concedido a Crash la cual veré esta noche (por DVD) para confirmar los no tan generosos comentarios que he leído respecto a esta película. Mi favorita (de las que he visto) era Munich a pesar de su engañoso discurso ecléctico. Brokeback Mountain podría haber sido una buena elección al galardón pero como antes he comentado la historia tiene muchas inconsistencias que demuestran que fue fabricada -eficientemente- para marketear un discurso pre-textual ("ser homosexual en un mundo conservador/intolerante").

Sin embargo, respecto a las declaraciones sobre la derrota de Brokeback Mountain (publicadas en "El Comercio"), quisiera hacer algunos comentarios.

Ningún filme que narre abiertamente una historia de amor homosexual ha ganado alguna vez un premio a la mejor película. La gran pregunta sobre los Oscars era si Hollywood, a menudo a la vanguardia en temáticas sociales, podría romper otro tabú.
¿No Será que ningún filme sobre "el amor" homosexual tenía -hasta ahora- la calidad suficiente para concursar o para ganar? Filmes de calidad como Las Horas, Antes que anochezca (¿Porque será que los gays socialistas no reparan que la revolución es homofobica 100%?) o Lejos del Cielo fueron nominadas a muchos Oscar, siendo bastante premiadas en otros festivales.

Los premios de por sí, no sirven para "romper tabúes", aunque no se puede negar su función social como legitimadores de discursos, los cuales se convierten en referenciales. Si por "Hollywood" nos referimos al cine comercial made in usa, no nos hagamos los inocentes: Hace tiempo que el "tabú" alrededor de las relaciones homosexuales estaba roto en Hollywood. No es por nada que los fanáticos religiosos consideran que Hollywood es "la gran corruptura de la sociedad". Últimamente la mayoría de las películas y programas de televisión contienen personajes con tendencias homosexuales. Es un tema que ha estado en el aire causando diferentes posturas. Ahora casi siempre nos presentan a un personaje simpático, inteligente, que sabe lo que quiere y que es (o lucha por ser) libre. En las películas de culto del cine "indy" como The Rocky Horror Show y Hedwig and the Angry Inch los héroes-encarnación de la lucha por la libertad (El Dr. Frankfurter y Hedwig) son personajes travestidos, convirtiéndose en el único mérito que pueden exhibir estas obras.

El colectivo gay es muy importante en Hollywood y obviamente ejerce presión sobre el cine y la televisión donde a la más minima referencia negativa sobre los gays se suceden condenas y manifestaciones.

En la entrega de los Óscares en abril de 1992, mientras llegaban los invitados a la ceremonia, a las puertas se manifestaba un numeroso grupo de indignados gays. Uno de los blancos de su protesta era Jonathan Demme, que ganó la estatuilla al mejor director por El silencio de los inocentes. Portaban pancartas y coreaban lemas contra Demme por su falta de sensibilidad y su "odio" hacia los gays (el asesino en serie era patológicamente homosexual). La consecuencia de esa repulsa fue Filadelfia. Este film sirvió para congraciar "casi" por completo a Jonathan Demme con la comunidad gay.

¿Por qué hizo Demme esa película? ¿Creyó acaso que la comunidad gay del país, verdaderamente minúscula, podía acabar con su carrera? No: acababa de ganar un Oscar. Pero se convenció de que tenía que ofrecer un sincero gesto de arrepentimiento, demostrar que no era un intolerante. Por eso hizo Filadelfia. Aún así Demme no se salvo del todo de las críticas por relacionar homosexuales con el sida, o por no mostrar más explícitamente el "amor gay".

Lo que se viene es "prometedor". Los festivales de cine gay se están reproduciendo por todas partes, como el que tuvimos en Lima hace poco. La temática GLBT va a estar de moda por algún tiempo merced a cierto impulso desde la política donde se busca reproducir el -mal- ejemplo de España (los matrimonios gays) aprovechando las coyunturas electorales. Esto no quiere decir que por el arte cinematográfico se puedan "romper tabúes" que allanen el camino (la famosa "sensibilización") para lograr las tan ansiadas reformas. Me temo mucho que sucederá lo contrario.

1 comentario:

verolindapechocha dijo...

OK, entendimos. Eres homofóbico.

Sobre los premios estoy de acuerdo que deben darse en base a la calidad de la obra y no xq rompan tabues. Sólo he visto dos de las nominadas y creo que Brokeback podría haber ganado limpiamente, fuera del homosexualismo. A diferencia de ti, Munich no me gusto, eso está en un post anterior. Probablemente hoy vea Crash (en cine) y tenga mayores elementos de juicio.

En cuanto a la peli Hedwig, es en mi opinión una de las mejores películas jamás hechas: la historia, la música, la propuesta visual, la edición, TODO es perfecto. De hecho que quiero comprarla en DVD no pirata para mi colección permanente.