martes, agosto 22, 2006

El Centinela: ¿Alta traición o alta tensión?

El Centinela (2006) es una de esas películas que hacen los actores de carrera (ricos y famosos) en sus crisis de los 60. En este caso, es Michael Douglas quien funge de protagonista y productor ($$$) de este film, titulado en otros países hispanohablantes A la sombra de la sospecha.

La historia trata sobre las sospechas que caen sobre uno de los mejores agentes secretos a cargo de la seguridad personal del presidente de los Estados Unidos, Pete Garrison (Douglas), un efectivo miembro del cuerpo, quien se levanta religiosamente todos los días a las 4.00 a.m. y para quien el trabajo lo es todo. O casi todo, pues tiene un affaire con la primera dama (Kim Bassinger).

Un soplo indica que hay un traidor en el Servicio Secreto y que se planea asesinar al presidente. El encargado de llevar a cabo la investigación es el agente David Breckinridge (Kiefer Sutherland), ex-mejor amigo de Pete. El motivo de la ruptura de la amistad es que David cree que Pete tiene un romance con su esposa (pero ya conté antes que el romance es con la primera dama). Al comienzo, Pete acepta de buena gana la investigación, porque confía en la capacidad y rectitud de David, además de la de su nueva "asistente", Jill (Eva Longoria), una destacada ex-alumna suya en la academia. Pero todo cambia cuando debido a unas pruebas plantadas, él se convierte en principal sospechoso. Para descubrir el complot, salvar su reputación y la vida del presidente debe huir e investigar por su cuenta, teniendo a todo el Servicio Secreto buscándolo...

Como dije al inicio, una película hecha para el lucimiento del tío Michael Douglas, para demostrar que está vivo y "en forma". Aunque en varias carreras se notaba que ya no jalaba. Me gustó, sin embargo, que este actor tuviera la desfachatez de burlarse de él mismo en ese sentido, en una irónica escena de la película, en donde un grupo de compañeros del trabajo le regalan pañales para la tercera edad. No sé si lo saben o lo recuerdan (chisme) que hace un tiempo, en una conferencia de prensa, un desubicado periodista sacó de sus casillas a Catherine Zeta Jones (esposa de Michael) al preguntarle si a la vez que le cambiaba los pañales a su hijo también debía cambiarle los pañales a su marido...

La inclusión de Kiefer Sutherland me pareció bastante acertada. ¿Quién no quiere ver a Jack Bauer (24) haciendo de Jack Bauer en la pantalla grande? Pero la inclusión de Eva Longoria resultó muy forzada, el papel no era para ella, no resulta creíble. Me parece que fue una decisión muy comercial, aprovechando el actual éxito de su personaje en Desperate Housewives.


En cuanto a Kim Bassinger, no es su mejor ni su peor papel, pero lo evidente es que la mujer está demasiado flaca. Como enferma... Todo su vestuario de la película parece heredado de una muerta más grande. ¿Qué tendrá Kim? ¿Mucha dieta? ¿Anorexia? ¿Mal de amores?

La historia de El Centinela no es novedosa, pero está narrada cinematográficamente de una manera que mantiene al espectador en permanente tensión y suspenso. Las tomas son muy buenas y lo mejor es el estresante soundtrack. En verdad, fue como ver un buen capítulo de 24 en el cine. A propósito, ya viene 24 en cine... En el 2008, no se emocionen.

1 comentario:

JL dijo...

Ese Pete era de acero... no sólo había sobrevivido ya un balazo hacía años (y no tenía ninguna lesión permanente que le impida continuar con su trabajo en el Servicio Secreto) sino que en la pela le disparan un par de veces más y no pasa nada... ja ja...

Muy buena la acción de la película, y Jack Bauer rules...