domingo, septiembre 17, 2006

You, me and Dupree

Carl (Matt Dillon) y Molly Peterson (Kate Hudson) acaban de casarse. Parecen estar hechos el uno para el otro y la vida aparenta tener los ideales matices de un cuento rosa, salvo por un detalle: el padre de Molly, interpretado (Michael Douglas) ha decidido hacerle la vida imposible al flamante esposo, que es a la postre, empleado suyo. Como si esto fuera poco, aparece Dupree, el mejor amigo de Carl, quien se instala en el hogar de los recién casados, quienes comienzan esta nueva vida al lado de este incómodo y alocado huesped que les transforma la existencia.

Este es en resumen la trama de esta comedia ligera que aún no llega a los cines peruanos. Owen Wilson aprovecha aquí la fama acumulada desde sus comienzos al lado de su amigo Ben Stiller, con quien compartió roles en Zoolander. You, me and Dupree es un proyecto que se centra en la imagen de Wilson, que construye aquí un personaje de niño grande, cuyas travesuras se perdonan por ser bien intencionadas y por llevar detrás una especie de filosofía que termina transformando la vida de cientos de personas.

Esta es, sin embargo, una comedia predecible, con demasiados lugares comunes y escenas repetidas de otras cintas del género. Un producto más de la industria de consumo fácil que ensalza al personaje central sin que el director o el mismo actor logren que se convierta en entrañable para el espectador. Se nota además que acudieron a la fórmula fácil consistente en ubicar a un actor "serio" -en este caso Michael Douglas- en el papel de suegro severo e intolerante. No hace falta ser demasiado exhaustivo para darse cuenta que este es un recurso copiado de Meet the Parents con el genial Robert De Niro, muy superior, en mi opinión, a la performance de Douglas en esta cinta.

No deben esperar demasiado de esta película simplona. Es de aquellas que podrían verse en cable un domingo a las tres de la tarde, si por ahí no hay mejores opciones o planes fuera.

Dato curioso: Entre las primeras películas de Wilson está Anaconda (1997), la cinta que dirigió el peruano Lucho Llosa, aquella en la que Jennifer López aún usaba el cabello negro y ni soñaba en convertirse en pseudo diva pop.

No hay comentarios.: