miércoles, julio 12, 2006

Un cuento de hadas para moi

Antes y después de los partidos finales de fútbol del fin de semana terminé haciendo maratón de películas en el cable. La verdad me gustó ver y re-ver algunas películas que ya había visto hace tiempo, como fue el caso de Buscando a Nemo. Pero así, de pura casualidad me topé con una película, nueva para mí, que calificaré de muy linda e inocentona: El Diario de la Princesa 2: Compromiso Real (2004) también de la fábrica de Disney (pero no la están pasando en Disney Channel, sino en CineCanal o HBO...).

Me atreveré a calificarla de no apta para adultos, pues a un adulto hecho y derecho le parecería una tontería Real... Y sin embargo a mi me gustó. Eso es porque yo tengo corazón de niña y espero que se mantenga así por el resto de mi vida. Pero no sólo eso, creo que mi yo-niña es una niña anticuada, porque esta película se parece mucho a los cuentos clásicos de mi infancia que no son la mitad de "pendejos" que las historias infantiles de hoy en día. Basta ver el ejemplo del buen Nemo.

Los cuentos de mi infancia eran así bien machistas y por ley las princesas siempre tenían que ser rescatadas por los caballeros. En cambio ahora ellas se rescatan solas y no necesitan casarse para poder realizarse y hacer el colorín colorado. Eso me parece bueno porque las niñas aprenden desde chicas a ser independientes y valientes. Probablemente a mí la Cenicienta, Blanca Nieves, Rapunzel y compañía me causaron graves daños, que hasta ahora debo estar pagando, pero fueron mis compañeras literarias y con todos sus defectos las extraño. Así es la nostalgia pues...

El caso es que El Diario de la Princesa (la primera parte también) responde a todos mis anticuachos estereotipos de cuentos de hadas. El dilema principal de esta segunda parte es que la reina Clarisse (Julie Andrews) se va a retirar y dejar a su nieta, la princesa Mía (Anne Hathaway), su puesto como gobernante del país inventado Genovia, siempre y cuando ella se case, para lo cual tiene un plazo de 30 días. Sino el trono quedará en la manos del siguiente heredero, un joven que por supuesto no tiene ninguna obligación de casarse para asumir el reino...

En fin, si quieren ver una película totalmente desintoxicante y familiar, con situaciones de fácil resolución y llena de estereotipos de cuentos de hadas, esta es su película. Recomendada para personas estresadas.

The Sound of Music: Casi me olvido de comentar que si la ven podrán disfrutar de Julie Andrews cantando en una larga escena.

No hay comentarios.: