lunes, enero 23, 2006

¡El cielo se está cayendo!


Se pasó el tiempo, el pollito se hizo gallo y Chicken Little salió de cartelera, así que me quedé con ganas de verla. Por suerte me la prestaron en DVD. Soy una fan incondicional de las animaciones de Disney desde que tengo conciencia, más desde que se casaron con Pixar. Pero ahora divorciados... Hmmm. Somos los fans los que sufrimos las consecuencias.

Chicken Little es la primera película de Disney animada totalmente en computadora. Está basada en un clásico cuento infantil en donde a un pollito le cae una bellota en la cabeza y piensa que el cielo se está cayendo, por lo que en camino a dar la alarma al rey, va reuniendo a todos los animales quienes caen juntos, en una trampa del zorro. La película empezaría de la misma manera... Chicken Little es un pequeño pollito huérfano de madre quien alarma a todo el pueblo con el grito de: ¡El cielo se está cayendo! Los habitantes del pueblo, menos crédulos que los del cuento, asumen que se trató de una avellana que golpeó la cabeza del pollito y un desesperado intento por llamar la atención de su padre, un gran gallo, con quien no se comunica bien desde la muerte de su mamá... Pero este pollito no estaba delirando y pronto todo el mundo tendrá que creerle, un mundo que está a punto de ser destrozado si el pequeño protagonista no actua pronto. Un pollito que no tiene nada de gallina.

Nota: Aquí los zorros son buenos (un poco fastidiosos), los enemigos son otros...

A propósito, ¿qué tiene Disney contra las madres de los protagonistas? (Nemo, Bambi) ¿Por qué los héroes huérfanos son mejores héroes para los niños? (Harry Potter (ya sé que este es de Warner), los chicos de Narnia).

La película resulta buena, más no excelente. Tiene las medidas exactas de ingredientes Disney: amistad, tolerancia entre razas, heroísmo, drama, humor, final feliz. La vi en español, pero pude oir muchas referencias a famosas canciones pop modernas. Me gustaría alguna vez verla y oírla de nuevo en inglés.

Sin embargo, después de la increíble Los Increíbles, co-producida con Pixar, creo que Disney necesita una historia más impresionante para demostrar que se puede valer por sí sola en el cada vez más competitivo mundo de la animación. No basta con que los personajes sean hiper-tiernos, la historia tiene que ser impactante y original, como lo fueron Buscando a Nemo, Toy Story y Monsters Inc.

Véanla tranquilos con los sobrinos, pero no se hagan demasiadas ilusiones. Mientras tanto yo estaré atenta al último hijo de Disney-Pixar, ya pronto a estrenarse: Cars.

1 comentario:

la che x dijo...

Aún no veo esta peli, la verdad tenía ganas de verla pero los tiempos me lo impidieron.

Concuerdo contigo en ke la historia es lo ke hace una pelíkula, sea animada o nop.

A veces, nos dejamos llevar por el simple factor del "3d" y juramos ke todo lo ke nos venden es bueno...yo personalmente creo ke si una historia tiene profundidad (y al decir esto no me refiero a ke se metan una rollo filosófico o ke hablen de Nietzsche los 90 minutos ke dura un film jejeje!!!) logra captar a la audiencia...esa es la magia de la animación: el hacernos pensar, meditar o soñar con elelemtnos ke, muchas veces, están allí a nuestro alrededor, solo ke no les damos bola!!jejejeje

Ya somos dos, entonces las ke esperamos el último trabajo de Disney y Pixar.

Bueno...saludos!