domingo, enero 28, 2007

El poder de una imagen

Invitada por los compañeros blogger de Cinencuentro, pude ver el pre-estreno de Flags of Our Fathers (2006) traducida en Perú como La Conquista del Honor y en España, más literalmente, como Las Banderas de nuestros Padres. Me demoré un poquito es escribir mi reseña y ahora todo el mundo puede disfrutar de la película, pues ya está en cartelera.

Flags of Our Fathers es la primera parte de una interesante propuesta del director Clint Eastwood para contar la historia de la batalla de Iwo Jima (fundamental en la Guerra Mundial II) desde dos puntos de vista: el estadounidense, que corresponde a esta película y el japonés, que corresponde a la película Cartas desde Iwo Jima.

Miren la imagen del afiche. ¿Cuántas veces han visto esta imagen? Supongo que muchas, pues EE.UU. está plagado de monumentos que la representan. Creo que esta foto de un grupo de soldados trabajando en equipo para colocar la bandera en una colina que acaban de tomar en Iwo Jima, es tan famosa como la del primer hombre en la luna colocando la bandera estadounidense. Y ambas fotos han sido acusadas de ser meros montajes para controlar al colectivo e incrementar el sentimiento patriota. Y es que las imágenes son así de poderosas.

Flags of Our Fathers narra la historia alrededor de está imagen y sus protagonistas a través de la voz de uno de sus hijos, el hijo del soldado enfermero, John "Doc" Bradley, interpretado por Ryan Phillipe (Crímenes de la Mente).

Sin gustarme nada el género bélico, pienso que es una muy buena película, con personajes bien construídos e imágenes poderosas y violentas, que nos muestran como la guerra tiene más víctimas que las que mueren en ella.

La película está basada en el libro bestseller de James Bradley y Ron Powers que cuando Clint Eastwood leyó quizo convertir en película. Sin embargo, los derechos ya habían sido adquiridos por Steven Spielberg. Después de un tiempo Eastwood y Spielberg se cruzaron en un afterparty del Oscar 2004 y Spielberg accedió a filmar la película como productor si Eastwood fungía de director. Y cuando Eastwood le propuso filmar la versión japonesa del asunto también accedió. Buenas cosas pueden suceder cuando dos grandes se juntan.

No creo que sea lo mejor de ninguno de los dos, pero es una buena película, sobretodo si eres fan del género bélico y por ejemplo, te gustó La Delgada Línea Roja... Por mi parte, creo que no veré la contraparte, Cartas desde Iwo Jima.

3 comentarios:

gamma-normids dijo...

"Buenas cosas pueden suceder cuando dos grandes se juntan".

Por Eastwood dirás, porque Spielberg hace tiempazo que "saltó el tiburon"

darling dijo...

Oeeeee... Bien irrespetuosa la Gamma con el papá de ET.

El Chepis dijo...

Pucha Darling... cómo no te vi!!!

Segura que fuiste al de Godard en el Pacífico? No había tantísima gente... pero claro, yo estaba con la flaca, así que sólo la vi a ella y a la película. Ni modo, para la próxima avisa! ;)