domingo, enero 14, 2007

The Departed

Si existe una prueba irrefutable de lo deleznables que son los premios Oscar esta es la persistente necedad de la academia en negarle una estatuilla a Martin Scorsese. Todas sus películas han sido directa o indirectamente galardonadas, las performances de los actores dirigidos por él son de antología y muchas de las frases incluidas en los guiones de sus películas han sido incorporadas en el habla coloquial anglosajona. Sin embargo el buen Marty no ha hecho – según la academia-los méritos suficientes para ser galardonado como mejor director a pesar de su descomunal contribución estética y artística al cine. Será tal vez porque en las películas del ítalo –norteamericano se desmitifica crudamente la esencia del american way of life. Y eso, como es bien sabido, no es visto con buenos ojos por muchos personajes de Hollywood en estos macarthystas tiempos de Bush.



Hago esta pequeña introducción sobre el talento desdeñado del afamado director pues en “The departed” (USA 2006) asistimos no solo a un vigoroso retorno de este al thriller policial donde ya ha cosechado anteriores éxitos sino que además comprobamos que solo un genio puede elaborar un remake que supera a la película original (Infernal affairs, Hong Kong 2002) y abordar un género cuasi agotado como el drama policial bajo una óptica novedosa y con resultados verdaderamente encomiables.

Billy Costigan (Leonardo Di Caprio) es un joven policía con antecedentes familiares dudosos que recibe de mala manera el encargo de infiltrarse en una organización criminal de Boston comandada por Frank Costello (Jack Nicholson). A su vez Colin Sullivan (Matt Damon) es un policía con demasiadas ambiciones y mínimos escrúpulos que hace las veces de “topo” de la mafia dentro de la policía local. Bajo esta premisa Scorsese inicia el tramado de una historia tensa que a lo largo de 152 minutos nos cuenta sin economía de detalle alguno y a ritmo trepidante las complejas relaciones que se desarrollan en cada uno de los bandos, las distintas interrelaciones que se producen incluyendo un inusual triángulo amoroso y como los personajes van delineando su propio (y sorpresivo) final en mérito a las inenarrables experiencias que les toca asimilar cotidianamente. En esta película no hay lecciones ni moralina, tan solo coexisten las acciones violentas y sus correspondientes reacciones desmedidas.

Tal como lo mencionábamos Scorsese revisita un género en el que ya había hecho una obra de factura excepcional (Goodfellas, 1990) y usando los ingredientes básicos del género recrea una historia sensacional vinculada al hampa. El cast es formidable, a los personajes ya mencionados hay que agregar al insoportable sargento Dignam (Mark Whalberg), a un recorrido capitán Queenan (Martin Sheen), al conflictuado capitán Allerby (Alec Baldwin), una anodina Dra. Madolyn (prescindible Vera Farmiga) y a un delincuente de postín como el Sr. French (Ray Winstone).Trabajar a este conjunto de nombres reconocidos y experimentados no es tarea fácil, sobretodo si el producto final nos ofrece a un grupo de voces afiatadas y en donde ninguna desentona o sobresale por encima de las otras. Y eso es un mérito de la dirección de actores considerando que en el reparto se encuentra un tipo como Jack Nicholson que estuvo a punto de hacer fracasar el proyecto. No cabe duda que la relación que el director establece con los actores los compromete a desarrollar performances que superan (como en esta película) los estándares previos conocidos. La música de los Rolling Stones es el marco adecuado para esta historia de factura operática en su parte discursiva y que no deja al espectador respirar con tranquilidad en ninguna parte de la película.




Mención aparte merece la parte desmitificadora que es siempre desarrollada por el buen Marty en todos sus films. En este caso se estrella adrede contra el inexpugnable y poderoso estamento irlandés y las corruptas esferas de poder gubernamental y policial que lejos de abocarse a su función básica y primigenia solo se dedican a acumular privilegios y garantizar la prevalencia del status quo. Las acciones de justicia en la película no corresponden a un lineamiento establecido y respetado sino más bien son iniciativas personales que no cuentan con el apoyo ni de las autoridades ni del poder.

The Departed puede que no llegue a ser considerada un trabajo mayor de Scorsese. Nadie podrá negar sin embargo que dentro del trillado género policial representa una obra maestra que constituirá en el futuro una suerte de vademécum de referencia para todos los interesados en desarrollar películas de similar temática. Esa es una de las grandes constataciones del talento de un director, revisitar y redefinir algunas claves en un género en el que todo ya parecía estar escrito. Un director cuya obra sigue estando más allá de los cánones de elaboración que la industria establece rígidamente –hasta en la duración se ve la diferencia- y que felizmente no necesita un galardón desprestigiado en su vitrina para confirmarnos que cada vez su compromiso y dedicación al cine lo hacen filmar mejor.

4 comentarios:

verolindapechocha dijo...

En realidad es muy notable como "Marty" puede tomar un género tan manoseado como el policial y hacer una película tan interesante.

Como bien anotaste, la única que desentona en la película es la psiquiatra. ¡Qué pésima actriz!

¿Por qué Nicholson casi hizo naufragar el proyecto?

Anónimo dijo...

No sé que va a pasar el día que Marty y el tio Clint dejen de hacer películas.Todo lo que tocan este par de zorros lo convierten en peliculón.

Quizás las unicas oportunidades en las que las protagonistas femeninas no han estado por debajo de las expectativas han sido en "The Age of Innocence" donde Winona Ryder cumple un buen papel y en "Casino" donde Sharon Stone le da la talla (y algo más) a Robert de Niro.Por lo demás los roles masculinos en el cine de Scorsese son siempre muy fuertes y opacan la presencia femenina en sus filmes.

Jack Nicholson le planteó exigencias desmedidas a Scorsese en el manejo de algunas escenas y demandó cambios en el guión que no le gustaron mucho a Marty.Amigos comunes de ambos mediaron para llevar a buen puerto la participación de Nicholson en el film.Para resaltar también la actuación de Di Caprio.Sus roles más inspirados y maduros han estado a cargo de Scorsese (Gangs of New York,The Aviator y esta última) y ya se comenta que es el nuevo De Niro para Scorsese.

Un abrazo

Schatz

Anónimo dijo...

Es su muso :)

Anónimo dijo...

La mejor pelicula de Scorsese es Buenos Muchachos. Y es una de las grandes peliculas de la historia. Gracias por el dato, me voy a dar una vuelta por el cine para ver The Departed antes que la saquen.