martes, julio 29, 2008

Wall·E

Si no existia antes una prueba casera para determinar si una persona tiene tendencias psico-sociopatas, Pixar acaba de descubrirla, porque, si alguien no se conmueve al ver Wall·E, entonces podemos concluir que en este hipotético enfermo no basta la terapia, ya que en realidad, no tiene alma.



Vamos por partes. Wall·E es el último robot activo sobre la abandonada tierra, que cumple día a día su misión de recoger basura, por lo tanto cuando la película comienza, podemos ver que el pobre robotito está - y ha estado por casi 700 años - completamente solo. Aún así, Wall·E no es ajeno al significado de la compañía, aunque no la tenga mas que en forma de una cucaracha. Este hopeless romantic sabe que algo le falta para ser completamente "feliz". Es aquí donde aparece EVE, un robot sofisticado enviado a analizar vida vegetal en la tierra, lo que permitiria el retorno de los humanos. Pero es mas importante para Wall·E lo que trae que lo que lleva: la ilusión de que finalmente tendrá a alguien. Es asi como la historia de Wall·E comienza.

La primera media hora es una genialidad pura de Pixar. Normalmente, las animaciones de esta compañía se sostienen por sus ingeniosos dialogos que sirven para presentarnos a los protagonistas, asi como su interacción con los otros personajes. Pero en Wall·E, no hay nada de esto: Wall·E y su monotona y casi silente rutina en la soledad de la tierra bastan para darnos a entender que este personaje es único, es diferente y tiene bastante fuerza interna como para que lleve el nombre de la pelicula (o viceversa). Si Woody, uno de los primeros protagonistas de Pixar, es un porfiado heroe parlanchin lleno de energia y deseo de aventura; Wall·E es lo opuesto, un ser pausado, y casi chaplinescamente torpe, que acepta su trabajo cada día aunque encuentra la manera de disfrutarlo pero que sabe que debe hacerlo bien porque esa es su misión. Y si Woody tuvo a Buzz, Wall·E tiene a EVE, ambos seres son nuevos y casi opuestos, catalizadorers de la aventura porque ambos llegan a desbaratar el mundo al que estan acostumbrados, y quienes los sacarán de lo conocido para que ellos puedan conocer nuevos mundos, no porque deban, sino porque quieren.



Se que ha habido mucha controversia con la manera en que se presentan los humanos. De hecho, al principio pensé que ellos serian los antagonistas, pero me equivoque. Los humanos son personajes secundarios pero no por eso menos importantes. La humanidad en Wall·E ha caido en un estado totalmente dependiente de las maquinas que no muy diferente al dia de hoy, cuando abundan los niños obesos o con deficiencias fisicas debidas a la falta de actividad. Pero no han perdido su humanidad, todo lo contrario, al igual que Wall·E, están deseosos de salir del exilio y tener una aventura si esta se presenta y si no lo hacían, era porque no se presentaba la oportunidad. Y Wall·E es quien los llevara de la mano en este viaje que también es bastante emocional al hacerles recordad que no son maquinas sino seres humanos.

En conclusión, Wall·E es una película que podría pasar bastante desapercibida gracias a las hipermarketeadas Iron Man y The Dark Night y la sobrevalorada Kung Fu Panda (la que mi hijo vio, pero que olvido rapidamente que habia visto), pero que se lleva de encuentro a ambas (hasta el momento, tiene mejores y más favorables criticas: 96% contra 93%, 94% y 88% en Rotten Tomatoes respectivamente). No es ambientalista, ni quiere serlo, pero intenta dar un mensaje a quienes quieran escucharlo. Y finalmente, algo que los chicos (y, ¡Dios! hasta los grandes), pueden disfrutar sin sentirnos saturados con bromas y gags de doble sentido que ya empezaron a hartarnos.

A llevar pañuelos y mucho ojo con la referencias a Apple y a 2001, easter egss para los mas grandes y la hermosa escena de baile de Wall·E y EVE.

Mi calificacion: 4.5 Wall·e's de 5.

3 comentarios:

Cloud Strife dijo...

¡Me encanto! o mejor dicho ¡SUGOI!

Dark Prince dijo...

Ironman solo la vi porque sale mi clon Tony XD...

Ahh como olvidar esta enternecedora parábola de la insoportable levedad de ser Wall-E... disculparás pero sólo sé escribirlo así.

Maria del Mar dijo...

Una gran pelicula, no creo que exista persona a quien no le haya conmovido aunque sea un poco.
Vaya trabajo que tuvieron que realizar para dotar de expresiones tan humanas a unos personajes animados.