sábado, octubre 14, 2006

La Marcha de los pingüinos


Siempre he creido que el mayor mérito de las películas que más me gustan está no tanto en la historia en si, sino en la manera original como el director la presenta, como el artista motiva en el espectador una serie de emociones a lo largo del film. Por eso considero que La Marcha de los Pingüinos es una gran obra, esencial en esta temporada.

Luc Jacquet ha logrado humanizar el trajinar de los pingüinos emperador a lo largo de toda una temprada en la que realizan prolongadas marchas en el hielo antártico con el maravilloso objetivo de prolongar la especie. No se trata de una narración científica al estilo de National Geographic, el director ha logrado imágenes espectaculares que nos trasladan a una historia íntima y poética, sobre todo a la hora de describir el apareamiento. Gran mérito de los Directores de Fotografía Laurent Chalet y Jeróme Maison el captar ángulos bastante expresivos y mis respetos por aquella cámara submarina que logra internarse en la huida desesperada de un grupo de hembras ante el ataque de un lobo marino.
Es imposible dejar de transitar por la compasión, la ternura y la admiración cuando se conoce a través de este documental los sacrificios de esta especie por reproducirse. La cámara se mueve con acierto a un ritmo prudente y nos muestra todo el proceso hasta el surgimiento de una nueva generación de estas pequeñas aves de la zona más helada de la tierra. La versión en inglés tiene un beneficio adicional: la narración en off de Morgan Freeman, que le da un tono especial a la película, aunque la versión en español tampoco está mal.
Resulta increíble como en un escenario frío y carente de colorido puede retratarse una historia tan cálida, pero esto es también mérito de la admirable paciencia de los realizadores que dio como fruto un trabajo encomiable. Cuando se estrenó el año pasado en los Estados Unidos La Marcha de los Pingüinos llegó a superar en taquilla a La Guerra de los Mundos y los Cuatro Fantásticos. Su suceso se coronó con el Oscar 2006 a la mejor película documental. Esta vez el gusto gringo, siempre orientado hacia lo comercial, no se equivocó con esta obra de arte, altamente recomendable.

4 comentarios:

ana dijo...

Es cierto, esta película me dejó imagenes grabadas. como los pingüinos marchando en fila en el medio de la nada y como se encuentran siempre en el mismo lugar, increíble la naturaleza sabia.

En España la vi traducida como “el viaje del emperador”, si no ves el afiche no te enteras.
Tengo curiosidad por la narración de Freeman...

nada, recuerdos helados!

Anónimo dijo...

Hola les escribo de la V Muestra de documentales Independientes Peruanos para invitarlos estos dos ultimos dias a las salas del C.C. de la Católica, C.C. de España y C.C. CAFAE-SE (Cuadra 29 de la Av. Arequipa).

Tambien queria decirles que ya se abrieron los blogs de la V Muestra DIP y de la II Caravana Documental. Esta ultima tendrá videos e imagenes a partir del 26 de octubre de toda la caravana.

Las direcciones son:

V Muestra DIP
http://dipperu.blogspot.com

II Caravana Documental
http://caravanadip.blogspot.com

Gracias a toda la gente que sigue apoyando a que el documental se siga desarrollando en el Peru.

José Puga
Prensa y Medios V Muestra DIP

Rodrigo E. dijo...

La cinta es impecable, pero la versión doblada al español impregna de cursileria algunas escenas de por si bastante conmovedoras (esa vocecilla del pingüinito resulta odiosa...)

Los distribuidores debieron traer una copia subtitulada por lo menos.

Saludos

Rodrigo

EdWood dijo...

Totalmente de acuerdo. El doblaje en español es insoportable. Tendré que verla en V.O...