lunes, marzo 05, 2007

Oldboy

En el 2004, Quentin Tarantino, juez principal del Festival de Cannes de ese año, no pudo convencer a los otros miembros del jurado de votar por su favorita, y la Palma de Oro terminó en manos de Michael Moore por Farenheit 9/11 en el que, a mi gusto, fue más un premio con "mensaje político" que uno a la calidad de la película. El Gran Premio del Jurado sin embargo, el segundo en importancia en Cannes, no pudo escapar de aquella que muchos, incluyendo el propio Tarantino, consideraron la mejor película del festival: "Oldboy".

Ayer, finalmente, luego de unos extenuantes meses en los que apenas vi la luz del sol, me premié con las dos horas necesarias para ver esta extraordinaria película, altamente recomendable sobre todo para quienes, queriendo respirar nuevos aires, buscan buen cine más allá de Hollywood.

En Oldboy, basada en el manga japonés del mismo nombre, Park Chan-wook, reconocido cineasta coreano, narra la historia de Oh Dae-su, un hombre de negocios común y corriente, que una noche es secuestrado a espaldas de su mejor amigo, cuando éste tranquilizaba a su esposa por teléfono ofreciéndole llevar inmediatamente a casa a su borracho esposo. Durante los primeros días de su misterioso cautiverio, Dae-su, quien tenía a su libre disposición un televisor, se enteró que su esposa fue asesinada (y que él, debido a su repentina desaparición, era el principal sospechoso), y que su hija había sido enviada a un hogar adoptivo. Sin nada más que hacer, se dedica a entrenar shadowboxing y a llenar varios cuadernos con sus notas del secuestro, haciendo una lista de todas las personas a las que les había hecho algún mal. "Alguna de ellas debe estar tras esto", pensaba...

Un buen día, 15 años después y tan abruptamente como fue secuestrado, Dae-su fue liberado con una billetera llena de dinero y un celular. Sin saber a ciencia cierta qué hacer, divaga por la ciudad pensando en cómo vengarse de su captor. Buscando un sitio para ordenar sus ideas, entra a cenar a un restaurante japonés donde conoce a Mi-do, una guapa itamae quien, compadecida de él al desmayarse sobre la mesa volando en fiebre, lo lleva a su casa para cuidarlo mientras se repone.

A la mañana siguiente, al despertar, Dae-su recibe en el celular la llamada de un hombre que se hace llamar Woo-jin y que se presenta como su captor, retándolo a un simple juego: tiene cinco días para averiguar por qué fue secuestrado y perdió a su familia. Si lo averigua, Woo-jin ofrece suicidarse. Si no lo hace, Mi-do morirá...

¿Intrigado? Oldboy es una historia de venganza, la segunda parte de la Trilogía de la Venganza de Park Chan-wook: Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy y Sympathy for Lady Vengeance, y la más aclamada de las tres. Una historia tan oscura y truculenta como trepidante, muy al estilo de Kill Bill, que mete en el mismo saco elementos de la literatura ("El Conde de Montecristo", mencionado por el mismo Dae-su en uno de los diálogos), del manga (después de todo, la historia nace allí), del cine-noir moderno (Tarantino? Anyone?) y de la tragedia griega.

Oldboy no es una obra maestra, pero tampoco una película que deba ser dejada de lado. Sobre todo si te gusta la obra de Tarantino, quien la escogió como una de sus favoritas.

Muy recomendable. Sobre todo si tú mismo has pasado buen tiempo alejado del mundo, como yo...

___________________

Bonus Track:
Para ver el tráiler de la película, haz click aquí. Aunque me gusta más el tráiler de la versión en español, a pesar (muy a pesar) del doblaje.

Trivia:
Los tres minutos de la escena de pelea con un martillo no tienen ningún efecto especial ni corte, y fueron grabados con una sóla cámara. ¡Bien parece que los 15 años de entrenamiento en shadowboxing valieron la pena!
Otra escena que no fue preparada con efectos especiales, es aquella en que Dae-su se come un pulpo vivo en el restaurante japonés, frente a Mi-do. Aunque suene asqueroso, en Asia se considera el comer (algunos) animales vivos como una delicatessen, aunque ellos suelen ser muy pequeños o son cortados en trozos antes de ser llevados a la boca. Unos amigos me han ofrecido llevarme a probar calamares vivos. ¡Me muero de ganas de hincarles el diente!

Remake:
Como en el caso de muchas otras películas asiáticas (¿se están quedando acaso sin ideas propias?), Hollywood planeó hacer un remake con Nicolas Cage en el papel de Dae-su. Afortunadamente, según Rotten Tomatoes, este proyecto habría sido suspendido "debido a compromisos previos del director contratado por Universal". ¡Ja! Vieja excusa...
(Por cierto, no se lo digan a nadie, pero en la India ya hicieron su propio remake... Creo que están aprendiendo las malas artes Hollywoodenses allá en Bollywood...)

13 comentarios:

verolindapechocha dijo...

Bueno GiancarloBoy, no te vuelvas loco como el protagonista quien como tú, estuvo encerrado largo tiempo, jaja.

Esta película he estado a punto de verla dos veces, pero me arrepentí. Demasiada violencia para estos ojitos. Igual, sigo pensando que suena interesante, si eres tan fuerte como para aguantarla.

Leuzor dijo...

Algo que siempre me he preguntado es si all la gente es tan buena como para llevarse a su casa a una persona en apuros..??

o es pura ficcion?

porque se ve en las peliculas, pero pasara en la vida real?

verolindapechocha dijo...

Pasa en la vida, pasa en TNT...

Giancarlo dijo...

No dejes de verla, que la violencia en esta película es menos directa que en Pulp Fiction, Kill Bill o cualquier otra de Tarantino. Contando a la esposa muerta (sólo se ven imágenes del noticiero en el televisor de la habitación de Dae-su), sólo mueren 8 personas (y un pulpo).

La gente por aquí es muy amable, mi querido Leuzor. Tanto, que a los latinos nos suena marciano. Un amigo mío, por ejemplo, dejó la bicicleta mal estacionada y se la llevaron al depósito (sí, aquí hay depósito de bicicletas). Al no entender el letrero que indicaba la dirección a la que tenía que ir a recogerla, le preguntó a una pareja que pasaba por allí si le podían dar indicaciones. No sólo se las dieron, sino que lo acompañaron en el tren hasta su destino y le ofrecieron pagar la multa. En el tren le preguntaron "¿de dónde eres?" - "De Chile" - "Ahhh... Y Chile, ¿dónde está?" - "En Sudamérica" - "¿En Sudamérica? ¿En serio? ¿No tienes hambre? ¿Quieres ir a comer?..." (¡Ja! Es que, tú sabes, TODOS los sudamericanos somos pobres y nos morimos de hambre). En las grandes ciudades (Tokio, Osaka), esto es mucho menos común, pero en las medianas (llámese mediana Kioto, con sólo millón y medio de personas), el buen trato entre todos es de rigor.

Qué envidia, ¿eh?

Leuzor dijo...

Super curioso.
habra q aprnder algo mas de los orientes.

schatz67 dijo...

Giancarlo,

Muy interesante tu reseña, salvo las películas de Kurosawa no soy un gran seguidor de las películas japonesas y esta me parece que además de tener una intriga interesante esta muy bien hecha.

Voy a ver donde la consigo aunque lo ideal sería verla en el écran.A lo mejor algun Cine Club se anima a ponerla en circulación.Habrá que estar atentos.

Un abrazo

Schatz

darling dijo...

Schatz, la peli es coreana y estuvo mucho tiempo en cartelera limeña el año pasado. Seguro la ponen en el Cinematógrafo de vez en cuando xq ellos son fans de las pelis orientales.

Niki Tito dijo...

Tienes razón, Old Boy es una película recomendable. A pesar de sus caídas y sus baches en ciertas partes, no deja de ser nunca una cinta interesante.

Saludos.

Niki

Giancarlo dijo...

Es verdad, Niki, la película tiene sus fallas (sobre todo en la historia). Pero, en honor a la verdad, dejaré constancia que no me percaté de ellas sino hasta que terminó y me puse a repasarla mentalmente (¡Esto hace de ella una excelente película para hacer sobrebutaca*!). Durante los 120 minutos simplemente disfrutas la película y aceptas las fallas como "extravagancias" propias de personas con una tremenda sed de venganza...
__________
* Más o menos como la sobremesa, pero después de ver una película

JohnTrent dijo...

Una obra maestra absoluta, una muestra del mejor CINE de los ultimos años. Genial, conmovedora, impactante...Old boy es, probablemente, una de las pocas obras maestras reales que nos ha brindado el cine desde que empezara el siglo XXI.

Respecto al premio en Cannes...mucho mejor Old boy que aquel documental de Michael Moore, que no repitio la calidad de la genial Bowling for Columbine, por mucho que el mensaje fuera necesario...y lo siga siendo. En realidad, y como bien comentas, fue un premio de caracter politico, influenciado por los tiempos que nos tocaban, al igual que ha sucedido recientemente en los Oscar con Una verdad incomoda.

Saludos.

Anónimo dijo...

en estos dias me he sensibilizado con cine oriental, vi dead or alive de miike y acabo de ver oldboy... wooow!! me encanto, intriga, violencia, excelente actuacion, gran soundtrack, emocion, divina!! altamente reocomendable, con la dosis exacta de violencia sin caer en lo grotesco

Anónimo dijo...

Oldboy me ha parecido una genialidad. Despues de verla junto con las otras dos peliculas de la trilogìa te parece que el resto de cine de violencia no es sino historia para niños. Me impresiona no tanto la violencia fisica,que resulta anecdòtica,sino la violencia sicològica que se ejerce contra Oh dae su . Sus referencias culturales y el trasfondo de humor negro atrapan desde el inicio y el desenlace no deja cabos sueltos lo cual termina dejando en el espectador el excelente sabor de un manjar completo.

el anonimo de arriba dijo...

por cierto....olvide decir que no pueden dejar de ver tanto LA SRA VENGANZA como SIMPATIA POR EL SR VENGANZA que dicho sea de paso es en mi opinion una de mis pelis favoritas y estoy seguro lo serà para aquellos adictos que tengan la suerte de conseguirla.