jueves, febrero 01, 2007

BABEL NO CONFUNDE


Desde Amores Perros, el director Mexicano Alejandro González Iñárritu mostró su afición por cuajar en el relato de varias historias en una solaraje, reto interesante para cualquier guionista y un acierto de Guillermo Arriaga, el escritor de la cinta. En Babel el resultado es mucho más maduro que en su ópera prima y consagra un estilo interesante que lo lleva ahora a tentar siete nominaciones al Oscar de este año, incluiudo la de mejor director.

Ciertamente la película tiene ingredientes preparados a la medida hollywodense. En una de las historias, protagonizada por Bard Pitt y Cate Blanchett, una turista norteamericana de vacaciones en Marruecos resulta herida por la bala de un fusil manipulado por un niño marroquí que a su corta edad acaba de recibir el obsequio de su propio padre. Lo mismo ocurre con otra de las historias que muestra a Gael García Bernal como un alterado inmigrante mexicano que huye de la policía fronteriza y deja abandonados en el desierto a su tía niñera y a los dos niños gringos que cuida, antes que ser detenido por la tan temida "migra". Con estas claramente, el director juega con temas sensibles para la audiencia norteamericana y la academia misma, que ha mostrado predisposición en auspiciar a veces de manera desmedida a quienes los abordan en la ficción, como ocurrió con la regularona "María llena eres de gracia", cuya protagonista fue nominada a la estatuilla de mejor actriz.


Al margen de sus toques de blockbuster, Babel es una película bien narrada, que fluye sin altibajos de principio a fin y cuyo mejor relato es el que protagoniza la joven actriz japonesa Rinko Kikuchi, fantástica en el papel de Chieko, una adolescente sordomuda y atormentada por la muerte de su madre. No pueden perderse la toma final, que expresa muy bien la dimensión de la soledad del personaje. Otra característica a resaltar es que los personajes dialogan en sus idiomas nativos, lo que le da naturalidad a los relatos, que transcurren en Marruecos, Estados Unidos y Mexico.


En este Babel de González Iñárritu demuestra su oficio y su talento indudable para manejar escenas dramáticas. Al salir del cine me quedó la convicción de que este largometraje si merecía un premio importante como el Globo de Oro y el reconocimiento justo de la academia. Espero que este encandilamiento de la industria norteamericana le permita al director seguir mostrando mas de su estilo narrativo en producciones de buena factura, como esta.

1 comentario:

darling dijo...

No entendí el título de tu post... Bueno. Ayer fui a ver Babel y quedé conforme, pero esperaba más. Estoy quizá un poco decepcionada xq el director ha usado al 100% y sin variaciones la fórmula de "Amores Perros", una película yo diría superior a "Babel". La misma fórmula pero con más presupuesto.

Me encantaron los niños "güeritos". Súper carismáticos.