martes, diciembre 27, 2005

El jardinero fiel


Empiezo mi colaboración con el blog EL BUEN CINE, con mi opinión (siempre subjetiva) sobre una película que acabo de tener el gusto de ver: "El jardinero fiel" (2005).

Hay tres buenos motivos para ver esta película que estará pronto en la cartelera limeña:

1. Su director: Fernando Meirelles, quién estuviera nominado al Oscar por su magnífica "Ciudad de Dios" (2003) (película que al igual que ésta, se basó en un libro).

2. Los protagonistas: los excelentes actores británicos Ralph Fiennes (El paciente inglés, 1996) y Rachel Weisz (La momia, 1999).

3. El tema: la grave denuncia contra el mundo de la industria farmaceútica, que realiza sus pruebas usando a los humanos más vulnerables del planeta y por lo tanto los más "deshechables": los pobres del continente africano, los perfectos humanillos de indias. En este caso, niños, lo cual hace que la denuncia sea más dura.

Hace tiempo, cuando trabajaba en el área de comunicación de la Cruz Roja Internacional, me sorprendió una nota de prensa emitida en Ginebra que se titulaba algo así como "No a las donaciones internacionales de medicinas para el tercer mundo". "La Cruz Roja se volvió loca", pensé, pero leyendo el contenido de la nota me di cuenta el porqué de su pedido: la mayoría de donaciones están compuestas de medicinas pasadas que causarían más daño que alivio. Viendo "El jardinero fiel" pude darme cuenta de que el problema va más allá de medicinas pasadas, sino que involucra medicinas en prueba, para las grandes pandemias que se nos vienen.

Quizá viendo los números, fría y calculadoramente, las muertes causadas actualmente por estas pruebas, prevengan millones de muertes más en el futuro. ¿Pero quiénes son estas industrias/mafias para decidir sobre miles de vidas?

En un momento de la película, el protagonista pregunta por qué las compañías farmaceúticas hacen sus pruebas directamente en humanos y le contestan que porque es más fácil corregir que prevenir, además que de esa forma, se adelantaban a otros laboratorios de la competencia... Una denuncia bastante fuerte.

"El jardinero fiel" se basa en el libro del mismo nombre, escrito por John le Carré, famoso escritor inglés quién ya ha llevado a la pantalla grande otras novelas de espionaje, como "El sastre de Panamá" (2001), protagonizada por Pierce Brosnan.

Una historia que retrata la pasión, la lealtad, el horror y la corrupción. Las actuaciones son muy buenas y la fotografía de África, preciosa. Por ratos el ritmo narrativo se torna un poco denso pero vale la pena verla.

4 comentarios:

Guille, da maus dijo...

Aja, interesante blog.. y justo iba a reseñar sobre el Jardinero Fiel en un futuro post, ya que nuestro amado chato Hildebrandt la alabó, lo cual me daba mala espina je je. Como sabras la guerra contra las multinacionales es mas que nada mediática y a esto va la pelicula. Las grandes multinacionales, SOBRE TODO las farmaceuticas son muy escrupulosas y eticas respecto al desarrollo y produccion de medicamentos. No es por nada que pasan años de años para que un medicamento sea aceptado para su aplicación en humanos. Y no solo eso, sino que estas empresas estan sujetas a un sin fin de normas y regulaciones. El alto precio de un medicamento no solo refleja esta situacion sino todo lo que tienen que vprever...
Esto para comenzar. Mi e-mail para solicitar contrito leal y avieso a pertenecer a este imperecedero blog iss: mouse_on_the_moon@hotmal.com

Anónimo dijo...

EL JARDINERO FIEL
Algo acerca de "El Jardinero fiel"
Por Oscar Portela

“El jardinero Fiel” no es ni pretende ser una obra maestra. Pero constituye una muestra de que se puede lograr hacer cine de calidad – con la maestría de los artesanos – sobre la base de un buen guión, de una cámara que exprime al máximo tanto el despliegue visual de la belleza paisajística, como del horror de la miseria y del podre que exhalan las cloacas del alma trasladadas a los pueblos y las culturas explotadas.

La narración, que recurre en su articulación a los “flash-back”, hace que la película (a pesar de la novela de Le Carré no aporta nada al tema) no pierda interés en ningún momento. Al contrario el brasileño Meirelles logra que aumente la tensión del drama - más que un filme de “ denuncia”- ya que en el fondo se trata de una apelación a la posibilidad de redención del hombre, capaz de sacrificarse por el “otro” o el totalmente “Otro” y que aún el desenlace esperado sea magníficamente historiado.

Más allá de la historia de los premios y de la nominaciones que son útiles para el marketing, -más aún tratándose de una producción cuyos integrantes constituyen un conglomerado de talentos (incluido el argentino director de la banda de sonido de apellido Iglesias) - la película permite respirar otro aire que no el acidulado de un Hollywood permanentemente clonado.

Ralph Finnes no hace sino confirmar que es un gran actor: acaso uno de los cinco o seis mejores que a dado Inglaterra en las dos últimas décadas. Ya se lo vio venir en “El paciente Inglés” y lo confirman sus actuaciones siguientes. Tiene el oficio y la contención dramática de los profesionales del teatro inglés.



Sin alardes de histrionismo o virtuosismos técnicos (no hablo mal de éstas cualidades) realiza una composición afiatada y en consonancia con el elenco que lo rodea, por lo demás excelente. Este jardinero no es “fiel”, sino da una cátedra de fidelidad. Esa gracia que a perdido el mortal, más cerca que nunca del homínido que del Ángel.

En resumen, no constituye una producción del montón. Continúa una tradición que involucra los nombres de Asquith, Lean, Attemborough, Ivory y otros. Si las cosas continuasen así cabria abrigar esperazas del volver a las obras maestras.

*/ Oscar Portela

Anónimo dijo...

PAUL NEWMAN: LA LEYENDA DE UN INDOMESTICABLE

POR OSCAR PORTELA


Carecía de la soberbia capacidad histriónica de Marlon Brando y esa luz que emana de un carisma que no viene de ninguna escuela de arte interpretativo.



Al mísmo tiempo carecía de la sutil inteligencia que poseía Montgomery Clift para dar características a las almas torturadas y las psicologías más complejas. Carecía del ángel y la belleza áspera de James Dean.



Pero en porciúnculas racionales poseía en si los tres atributos de sus compañeros del actor estudio.



Fue hermoso dicen pero también lo fue tres décadas antes Robert Taylor.



¿Y?



La fealdad de Ernest Borgnine le sirvió a este para llevarse un Óscar como primer actor en “Marty”.


Un verdadero interprete sabe ser feo cuando quiere y bello cuando lo necesita. Así son las cosas.



Así lo hicieron intérpretes como Laurence Olivier y Mis Bette Davis a sus modos por supuesto.


Pero Paul era en esencia un minimalista de la interpretación. En algún extraño sentido practicaba lo que el Actor Studio no enseñaba.



La sabiduría que tuvieron los Spencer Tracy y los Henry Fonda en otras décadas.

Decir lo más con poca cosa. Así, ésta leyenda que se va – icono de lo que debe ser un actor- pudo mostrar en un thriller como dar cuerpo y verdad a una historia y un guión como el de "Camino a la Perdición" de Sam Méndez en la que permitió a su “oponente” alzar el nivel de su cota interpretativa.

Vaya con estos “mitos” que son seres casi únicos y extraordinarios como Paul Newman que hizo poco cine para haber estado tanto tiempo en la cima de los intocables de Hollywood.

¿Pero para que más?

Bastarían sus interpretaciones de "beautiful boy " en “La gata sobre el Tejado de Zinc caliente” dirigida por el siempre eficaz Richard Broocks, o su estilo interpretativo, en el gran melodrama “Dulce pájaro de Juventud” – también dirigida por Brocks – y segundo contacto suyo con la obra de Tennessee Williams, - donde daba réplica a la soberbia Geraldine Page - para acotar el período en que su ojos azules causaron desmayos en la platea femenina.


En su corta filmografía hay mucho material de desecho. Pero mucha perla. Su mejor actuación para mí: el de abogado vencido y vencedor, alcohólico y superado, de “El Veredicto” de Sidney Lumet.



Y luego la bellísima “La leyenda del indomable”, de Stuart Rozemberg– un western lírico con una estupenda actuación y una efectiva dirección.

Por cualquiera de estos films pudo obtener un Óscar. Pero se lo dieron la mediocre “El Color del Dinero” de Martín Scorsesse, y hacer taquilla con “Butch Cassidy” de George Roy Hill para abultar un poco sus desguazados bolsillos.

No olvidar por supuesto su colaboración con el loco de John Houston en “El juez de la Horca” o “El Hombre de Mac Kintosh” y olvidemos pues olvidada está su colaboración con Alfred Hitchcock en "Cortina Rasgada".



Mientras podemos recordar su melancólica y otoñal interpretación de “Mrs. Bridges” guiado por Ivory y sus colaboraciones con Bénton.

Lo que parece haber olvidado todo el mundo a la hora de despedirlo es su magnifica “Rachel, Rachel” dirigiendo a su magistral esposa Joanne Woodward , y ese exquisito filme que nada debe envidiar al mejor Andrei Konchalovky, que es su adaptación de “El Zoo de Cristal” , filme que nadie vio y nadie premió, porque era un Newman demasiado intelectual y hacendoso.


Un paradigma difícil de repetir en nuestra época el de Newman.



La leyenda de un indomesticable a todo esquema del “star sistem” y de los rostros que pasan como las hojas del otoño sin que luego nadie se acuerde de ellos.

Oscar Portela
2008-09-28

Corrientes Argentina

www.universoportela.com.ar
www.corrientesaldía.com.ar





2002
Oscar al mejor actor de reparto
Camino a la perdición
Candidato

1994
Oscar al mejor actor
Ni un pelo de tonto
Candidato

1993
Premio Humanitario Jean Hersholt
Ganador

1986
Oscar al mejor actor
El color del dinero
Ganador

1985
Oscar Honorífico
Ganador

1982
Oscar al mejor actor
Veredicto final
Candidato

1981
Oscar al mejor actor
Ausencia de malicia
Candidato

1968
Oscar a la mejor película
Rachel, Rachel
Candidato

1967
Oscar al mejor actor
La leyenda del indomable
Candidato

1963
Oscar al mejor actor
Hud
Candidato

1961
Oscar al mejor actor
El buscavidas
Candidato

1958
Oscar al mejor actor
La gata sobre el tejado de zinc
Candidato


Globos de Oro [editar]


Año
Categoría
Película
Resultado

2006
Globo de Oro al mejor actor de reparto de serie, miniserie o telefilme
Empire falls
Ganador

2003
Globo de Oro al mejor actor de reparto
Camino a la perdición
Candidato

1984
Premio Cecil B. DeMille
Ganador

Anónimo dijo...

August Rusch el cine que debe verse

POR OSCAR PORTELA

Reparto
Freddie Highmore, Keri Russell, Jonathan Rhys Meyers, Terrence Howard, Robin Williams, William Sadler, Marian Seldes, Mykelti Williamson
Director
Kirsten Sheridan
Productor
Richard Lewis
Duración
01:40:00
Estreno
viernes 14 diciembre 2007
Género
Drama
País
EE.UU.
Distribuidora
Azeta Cinema


Y acá está el viejo Oscar Portela con algo más imágenes en el alma. Porque el cine verdadero suma de todas las artes, no se reduce a la imagen, ni a un estupendo guión, ni a maravillosas interpretaciones sino a la amalgama de todo esto y más porque el cine como la música, como la pintura, como el rostro de un estupendo actor- como quería Carl Th. Dreyer - debe ponernos en contacto con el alma de la cosas.

Es cierto que muchas veces y con razón estamos tentados de decir hasta aquí llegó el genero y con excepciones continúa: pero rompo este largo silencio para decirles que lo que en esencia es una comedia melodramática, se convierte en manos de su director Kirsten Sheridan, de quienes musicalizaron la cinta hasta convertir a la música como misterio de la relación entre los hombres y entre este y el cosmos en protagonista de la cinta, en apoteosis de buen cine.

Que dos jóvenes – tal vez en mejor actor joven de la actualidad – Jonathan Rhys-Meyers y la encantadora y estupenda actriz Keri Russell se enamoren al margen de los intereses de un padre de millonario no agrega ni quita a un guión.

Que el padre llegue a los extremos de inducir un aborto en su hija para evitar que esta se exponga su status al enamorarse de un talentoso cantante de rock - Meyer canta e interpretó a Presley en una cinta, poniendo en el guión un toque de inusitada crueldad, porque esta relación nace además del talento para la música clásica de Keller , hasta hacer de este vinculo el tema del filme.

El niño entregado a un orfanato sobrevive porque la música y su poder misterico lo convocan a ser un Orfeo de las grandes urbes de la actualidad: lo mas hondo del filme es la arraigada creencia del niño de que si seguía el poder de aquello que venía a el como don y gracia aquellos padres a quienes no conoció lo escucharían.

Robin Williams no se repite: es el perfecto tahúr a lo Dikens que explota a los niños de la calle – pero también el músico talentoso – e inescrupuloso que se apodera y cambia el falso nombre de este Mozart de la actualidad que combina los ritmos afro con las fugas de Bach con solo escuchar y entrar en contacto con los instrumentos que lo llevarían a la apoteosis final, en la que dirige una Sinfónica en un parque de NY.

Todo filmado con un ritmo vertiginoso en donde los raccontos se mezclan al vértigo de lo actual. Perfecto Terrence Howard – actor negro en asenso como el policía que sigue de cerca los acontecimientos ignorando quien es ese niño prodigio llamado “August Rusch” por el explotador para evitar que caiga en manos de la custodia estatal.

No diremos más, salvo que Freddie Highmore como el niño angélico es la epifanía de un actor.

Algo que ningún crítico podrá explicar hace de su rostro un paisaje en el cual la inocencia y la bondad permiten creer que el hombre no se a quedado sin mundo aún y que el arte donde crece el peligro es también el ámbito de lo salvador.

Aquello que puede salvarnos de lo inmundo reconduciéndonos a la madrugada del mundo.



(A Man of No Importance (1994)
The Killer Tongue (1996)
The Disappearance of Finbar (1996)
Michael Collins (1996)
Samson and Delilah (1996)
The Tribe (1996)
The Maker (1997)
Telling Lies in America (1997)
The Governess (1998)
Velvet Goldmine (1998)
The Loss of Sexual Innocence (1999)
B. Monkey (1999)
Ride with the Devil (1999)
Titus (1999)
Gormenghast (2000)
Prozac Nation (2002)
Tangled (2002)
Happy Now (2002)
The Magnificent Ambersons (2002)
Bend It Like Beckham (2002)
The Tesseract (2002)
Octane (2002)
I'll Sleep When I'm Dead (2003)
The Emperor's Wife (2003)
The Lion in Winter (2003)
Vanity Fair (2004)
Alejandro Magno (2004)
Elvis (2005)
Match Point (2005)
Mission: Impossible III (2006)
Vanidad (2006)
The Tudors (2007)
Brontë (2007)
August Rush El triunfo de un sueño (2007)
The Children of Huang Shi (2007)
Mandrake (2008)
Touissaint (2008)
Shelter (2009)